martes, 7 de octubre de 2008

tengo la piel agrietada


ya no es fina, tersa y suave
como tú la recordabas...

ahí estás me miras perplejo, fascinado
pero sobre todo aterrorizado,

la piel que recuerdas dejó hace tiempo
de reflejarse en los espejos
quedó en el recuerdo,
en la memoria del tacto
de antiguas manos que no volvieron...

me ves arrugado, cansado, marchito,
y así estoy, es cierto,
tratar de ocultarlo no tiene sentido,
porque envejezco, porque olvido...

si me miras por más tiempo
tal vez mi edad se te revele
aunque es un secreto bien guardado,

de los que me vieron nacer no queda rastro,
tal vez sí cenizas sobre los campos...

tengo la piel agrietada y los brazos ya sin fuerzas
para abrazar a la luna en las noches de tormenta...

Tengo la vida cansada, desgastada,

está bien, te dejo que me contemples
pero no me pidas ya nada...

7 comentarios:

gelu_wolf dijo...

Se te echaba de menos.

Seleka dijo...

muchas gracias :)

Ideas dijo...

Se evaporó la juventud, las prisas y la impulsividad,
Invernó la locura y el querer comerse el mundo...
Queda la serenidad del paso del tiempo, la seguridad de vivir un momento unico e irrepetible,
El sonido del tic tac se hace más denso, más presente...

un abrazo

giovanni dijo...

Lo viejo, vivido, arrugado, gastado, cansado... también tiene una belleza. Hace poco vi una pieza de teatro con tres actrices de mi edad (en los sesenta o un poquito menos) y sin sus caras arrugadas, expresivas, vividas, agotadas, desilusionadas, hubiera sido menos interesante y bella, la pieza. Reconozco que a veces es difícil darse cuenta de la belleza de la "vejez".

Un beso (de un viejo)

pinklady dijo...

Me encantan tus poesías...hace tiempo que no me pasaba por aqui, tengo que hacerlo más a menudo!!!
Un abrazo seleka!!!

LEO MARES dijo...

cierto, se te echaba de menos.
un abrazo y "bienvenida"

Elendaewen dijo...

La sombra de un saber y la experiencia, seguro que lo guarda bien.
Saludos.