jueves, 2 de abril de 2009

te afronto

aquí estoy...
porque soy lo que permanece siempre en escena,
los decorados desaparecen tras telones rojos
que se convirtieron con el tiempo en granate polvo,
pero sigo estando incluso cuando se apagan los focos...

y te afronto...
porque los ojos del público ingrato
ya no se clavan en mi piel como antes,
los estrenos ya no empapan mi atuendo
y no necesito ocultarme entre bambalinas...

este acto me lo sé
lo he representado mil veces
y si no, haré que creas que es así,
porque a pesar de lo que piensas
jamás te pertenecí...

me enfrento...
yo decido las funciones, actúo,
mi papel no lo escribe nadie más que yo,
esta obra es mi vida, con todo,
y los aplausos, los abucheos,
no van más allá de esas butacas desgastadas...

3 comentarios:

Elendaewen dijo...

Sin asperezas =) Así se vive.
Genial.

Saludos.

Melytta dijo...

No dejaré de admirar la capacidad para poder decir tantas cosas en forma de poesía y que además quede perfecta.

Ya lo sabes... te admiro.

Un beso grande.

giovanni dijo...

La vida como una obra. Estar en obras permanentes. El oficio de vivir. El público. Lo privado. Y esa sentencia: jamás te pertenecí...

Un beso