lunes, 23 de agosto de 2010

hemos...


Hemos labrado campos que antes fueron selva virgen
sin importarnos qué consecuencias tendría en el mundo por venir.
Hemos ganado terreno al mar en un lucha injusta
arrebatándole lo que milenios atrás hubo ganado por derecho.
Hemos destruido cimas inalcanzables para poder acceder sin dificultad
e inmortalizar en una imagen digital un atardecer que nunca nos perteneció.
Hemos robado la inocencia y los sueños a niños que fueron huérfanos
mucho antes de haber nacido.
No hemos respetado a nuestro mayores como creyendo
que seríamos etérnamente jóvenes.
Hemos pretendido ser los únicos en este lugar, nosotros solos,
con nuestras circuntancias como argumento absoluto.
Hemos echado la vista atrás y observado que nuestra mayor evolución
ha sido perfeccionar gestos y palabras de arrepentimiento fingido,
somos perfectos actores en este escenario que llamamos mundo.
Fuimos después y dejaremos de ser antes pero aún
creemos
que somos lo PRIMERO.

solo1, la.

(Del lat. solus).

1. adj. Único en su especie.

2. adj. Que está sin otra cosa o que se mira separado de ella.

3. adj. Dicho de una persona: Sin compañía.

4. adj. Que no tiene quien le ampare, socorra o consuele en sus necesidades o aflicciones.

5. m. Paso de danza que se ejecuta sin pareja.

6. m. Juego de naipes parecido en su marcha al tresillo, y en el cual gana quien hace por lo menos 36 tantos, contando por cinco la malilla de cada palo, que es el siete, por cuatro el as, por tres el rey y por dos las demás cartas, excepto los doses, ochos y nueves, que se han quitado previamente de la baraja.

7. m. En el juego del hombre y otros de naipes, lance en que se hacen todas las bazas necesarias para ganar, sin ayuda de robo ni de compañero.

8. m. solitario (juego).

9. m. Mús. Composición o parte de ella que canta o toca una persona sola.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Las verdades son como los diamantes, raras y ninguna es bonita hasta que se ha pulido lo suficiente.

Cada día que pasa me gusta más tu blog.

giovanni dijo...

Lo que nombras son los malos del ser humano. Para mi destacan estos: robar la inocencia y los sueños.

La inocencia es algo preciosa que hay que cuidar. Los sueños no deben ser robados ni descartados.

Un beso