lunes, 11 de enero de 2016

echamos de menos

de mil maneras, escribiendo líneas con la mirada borrosa,
con los ojos puestos sobre una fotografía con desgastadas esquinas,
en la soledad de un vagón que nos lleva al mismo sitio de siempre
al que no queremos ir nunca,
o regresando de aquel lugar del que nunca quisimos marcharnos...

echamos de menos incluso sin haber conocido,
a personas que nos dejaron un canción que entendimos dedicada,
que sonó mil veces en nuestros oídos incluso en el silencio,
que nos acompañó en distinta épocas y creció con nosotros...

echamos de menos porque somos, anhelamos, lloramos, 
imaginamos mil veces situaciones pasadas que nos acercan los olores de la tierra mojada, de la ropa tendida, de los libros recién comprados...

echamos incluso de menos aquello que en su momento no tuvo sentido 
porque las prisas y el desorden nos cegaban y nos conducían en la vida como peleles,

¡qué triste!


echamos de menos, unas veces más, otras menos, 
a veces "nos sonreímos" un poco por ello y otras sufrimos un todo,
pero con ello siempre nos dejamos descubrir un trocito si alguien observa
...