viernes, 4 de noviembre de 2005

Relojes


Despierto de un mal sueño, y te busco entre las sábanas,
pero ya no estás, vienes y vas y me dejas tan confundida,
tanto que se me va olvidando hasta mi nombre.

Tanto que los relojes vuelan tras de ti,
porque solamente a tu lado importa el tiempo,
después de ti sólo es tiempo que se va perdiendo,
tiempo que me separa de tus abrazos.

Cuando llegas sólo existen tus ojos,
que reflejan mil colores, mil sentimientos,
cuando te marchas solamente miradas perdidas,
que vagan vacías buscando sentidos en otras miradas.

Te oigo, te acercas...

Ya puedo esconder los relojes y perderme contigo.


8 comentarios:

ladina dijo...

Ojalá pudiésemos controlar el tiempo y detenerlo cuando estamos con el ser amado, qué bonito.
Gracias por el enlace. Yo lo tengo más difícil porque los tengo todos agotados y tengo que modificar la plantilla para agregar más, pero cuando la tocarree será un placer añadirte, tomo buena nota de tu dirección.
Besurris.

alma insomne dijo...

Me encantan los relojes, y me encanta el tiempo en todas sus versiones. La lámina de Dalí la tengo enfrente de mi mesa en barcelona. Me gusta lo que escribes ;)

Ella dijo...

Y espero eternamente a que suene el despertador, deben quedar dos minutos. A veces me despisto y me levanto antes de tiempo y me quedo con los ojos muy abiertos esperando escuchar el horrible ruido que consigue sacarme de quicio.
Y aparece, y lo apago corriendo.
Y caigo en picado sobre a cama, orgullosa de haberlo apagado a tiempo.

Y me duermo.
Mierda, otra vez llego tarde!

Alfredito dijo...

El tiempo se diluye en algo distinto cunado se está con la persona amada, se transforma en otra dimensión, posee otras reglas para ser medido. Los relojes blandos parecen reflejar esa capacidad del tiempo para transformarse. Y ya no hay minutos sino besos o miradas o el latir desacompasado de la pasión. Cuando el ser amado se aleja el tiempo recupera su sentido de fatalidad.
(Precioso poema). Un beso.

Seleka dijo...

Ha sido un tiempo increible de nuevo a su lado, desgraciadamente debo echar la vista atrás...a las "despedidas", y apretar de nuevo fuertemente los labios...
Gracias a tod@s por compartir.

Gabi dijo...

No aprietes tanto que luego no sirvan para sonreir. ;)

gavroche dijo...

Mientras leia tu poema encontraba sensaciones que ya he vivido, que estoy viviendo. Sabores conocidos, imagenes cercanas.
Casualmente en mi último post escibí sobre lo mismo. Lo que has escrito me hace pensar que completa lo que quise decir.
Quizás por que respeto tanto al tiempo que no habló de relojes y soy yo quien se queda parado, mutilando mi interior.
Un saludo

Seleka dijo...

Ladina: de nada por el enlace, tu blog no podría faltar, reirse es vital.
Alma insomne: el tiempo aprovechado, es el mejor de todos...ya sabes ;)
Ella: llegar tarde no es muy grave, lo importante es llegar,no?
Alfredito: podrían ser todos blandos y no existir ese sentido de fatalidad, gracias
Gabi: la sonrisa alivia el dolor :)
Gavroche: quedarse parado es rendirse ante el tiempo, debes llevarle ventaja. He leido tu post, no creo que necesite completarse, expresa todo.