jueves, 3 de noviembre de 2005

Sola


Me quedé sola en una noche de espejos rotos,
de viento inclemente y sueños anclados
en corazones cansados.

Me quedé sola en un mes de enero,
en el helado frío que quemaba manos.
Me quedé en el suelo tendida,
despojada de toda clase de ganas de seguir luchando.

Me quedé quieta, como una piedra
que lanzaron y olvidaron
y permanece en una tierra que nadie contempla.

Me quedé quejándome al Sol
y llorándole a la Luna.
Me quedé imaginando vidas mejores,
cualesquiera, no la mía,
y me quedé esperando por si aparecían.

Me quedé...sola, porque así me sentía.

3 comentarios:

Gabi dijo...

La foto es buenisima.
Yo te remito al deseo que has dejado en mi blog que me ha parecido precioso.
"Que el sol brille para todos (en los días oscuros del alma) y que veamos el reflejo de la luna en muchas miradas amigas."
Para ver ese reflejo hay que andar con los ojos bien abiertos.

alma insomne dijo...

Pues si miras detrás yo siempre estaré esperando a tu lado por si me necesitas :)

Pinkyta dijo...

Precioso poema...