viernes, 24 de noviembre de 2006

no vengas...


No vengas ahora, no vengas más...
no te lances a la carga pues mis defensas no resistirían,


no amenaces con el puño cerrado
pues no tuve tiempo de ceñirme el casco,

el escudo está en el suelo, junto a mis rodillas,

y más arriba este rostro mio desgastado implorando clemencia.


No retornes con el arma que hace tiempo me conquistara,

no uses palabras que luego no se las llevará ni el viento,

ni la lluvia de llanto en que se convertirá mi alma.


No regreses, pues los muros que protegían mi corazón
se derrumban...
y no existe ya contrafuerte que pueda evitarlo.


No finjas un amor que hace tiempo se tornó en desprecio,
odio, desconfianza...


No puedo afrontar ni un solo ataque más,
así que te suplico que no vuelvas...

y me dejes partir...






7 comentarios:

Noa- dijo...

No se puede vivir el amor con miedo. Eso no es amor.
ESo es lo que deberíamos enseñar desde pequeños, quizás cuando crecíerams conseguíriamos ganar la batalla a este miedo con amor.

Saludos

Seleka dijo...

Noa: a veces, aunque se enseñe, se explique, se aconseje...la última palabra la tiene el otro, y contra eso poco puede hacerse cuando están los sentidos cegados, nublados o anulados.
Besos y gracias ;)

Elendaewen dijo...

PoR EllAs

gaia56 dijo...

Amor y violencia son incompatibles.

25 de noviembre. Día internacional para lae liminación de la violencia contra las mujeres.

melytta dijo...

Y de qué manera lo ahuyenta... ya puede tener la inmensidad de los océanos o su profundidad.
Lo sé, lo conozco...
Muchos besos.

Oski dijo...

Y es triste pero cada día nos acechan más historias de este tipo. Cada día quedan menos huecos para el amor, el cariño...esta sociedad se dirige de cabeza hacia un futuro incierto y bastante negro.
Empezamos a vivir con miedo, quizás nunca terminamos de hacerlo del todo.

Un saludo

tatiana blanco dijo...

Felicitaciones, profunda temática