lunes, 29 de diciembre de 2008

llega el fin de año


y yo con estos pelos...
me paseo como si me persiguiese el tiempo, corriendo, pensando en lo que no he hecho, me estreso!
esto no debe ser así, me digo mientras esquivo espejos que me muestran reflejos de lo que no tengo...

y sigo persiguiendo metas que no son mías, que adopté por simpatía o por remordimiento,
no sé, por eso siempre me falta tiempo, porque no es mi tiempo el que debiera invertirse en eso...
y corro, y recuerdo años pasados, como vidas pasadas que conociera a través de álbumes ajenos, todo es eso, canciones ya escuchadas, conversaciones ya mantenidas, viajes hechos a nosédónde, paseos dados bajo la luz ausente de farolas rotas...

y me paro de repente, como asustada, los ojos bien abiertos y la boca a punto del grito, PARA!
y lo entiendo, lo tengo, lo adiviné, y siento eso, eso que se siente cuando se decubre quíen es el asesino, dónde escondió papá el chocolate, que los regalos están bajo la cama, que aquel actor se llamaba...
descubrí cómo hacer que las cosas tengan sentido,
DEBO VIVIR EL AHORA, porque soy protagonista de esta frenética escena que me ha llevado a la hiperventilación continua y duelen demasiado ya los zapatos de tanto correr...

5 comentarios:

Ideas dijo...

Tempo fugit
Carpem diem

¿Alguna vez seremos dueños de un instante, de un ahora? ¿alguna vez seremos conscientes de que vivimos ese tic del reloj?

Hoy, mañana, siempre... ojala vivamos todos los días de nuestra vida...

Ardid (elendaewen) dijo...

Es el "síndrome de fin de diciembre", o "síndrome pre Noche Vieja".
Fuera los tacones, arriba las zapatillas.

Saludos y feliz año.

LEO MARES dijo...

feliz año!
un abrazo fuerte

Stalmat dijo...

Si vas despacio también llegarás, tranquila.

pinklady dijo...

Muchos besos!!!