viernes, 30 de octubre de 2009

ya estamos...

preparados no sé, pero la cosa no va a cambiar por muy a destiempo que nos pille, vamos, que no recuerdo ni una sola vez en la que el tiempo se haya detenido o el transcurso de los hechos se haya ralentizado para dejarme hinchar el pecho y lanzar un suspiro de esos que parece que calman los nervios y oxigenan la mente.

Así que venga, haremos las maletas protegiendo bien el corazón de los golpes, entre las toallas y las zapatillas de andar por casa, para que pueda hacer frente a los envites del viaje.
Si quieres te recojo y luego que venga alguien a recogernos porque no va a ser fácil el camino, si bien es cierto que tenemos las piernas listas para andar lo que se tercie.

¡Qué situación! habrá que tener el humor en la mesilla de noche, que esto no puede afrontarse de otra manera, y en el bolsillo de la chaqueta, pero sin soltarlo de la mano, tengamos bien asido el cariño que nos sobra y nos hará mucha falta.

4 comentarios:

Charal dijo...

Uhmm, que vengo y me encuentro con esto! =) Como anillo al dedo!

Que el cariño rinda y el camino nunca acabe...

Salu2 y besos con prisa!

DINOBAT dijo...

Es un viaje no un destino...

Max Verdié dijo...

Nada de proteger corazones.

¡Sáquenlos al aire!

Elendaewen dijo...

Mejor mojados por la lluvia que protegids en lo oscuro =)

Saludos.