martes, 26 de octubre de 2010

sobre la mesa


cuando las circunstancias nos llevan a caminos plagaditos de obstáculos no basta la luz del día para iluminar los rincones, entonces conviene buscar la luz allí donde siempre estuvo, no perder el tiempo escudriñando en los libros consejos anticuados...

En la parte dormida que tengo en mi alma
descansan los momentos que sufriré
allí esperan tranquilos que decida dar el paso
un paso que ni tan siquiera alcanzo a entrever

me aventuro a imaginar el dolor de lo que está por venir
y esa valentía a medias me vence desde dentro
tal vez otros pudieran ayudarme a decidir
pero esta batalla la tengo que luchar sin remedio

así pues me calzo las botas de pisar firme y fuerte
y no espero brazos que hagan las veces de bastón
ni voces imperiosas que me griten la intensidad del paso

solamente busco la manera de despertar
esos momentos que deben hacerse presentes...

2 comentarios:

இலை Bohemia இலை dijo...

En la parte dormida que tengo en mi alma...descansa un millón de posibilidades que tal vez nunca vean la luz...

Bss

Elena Martín Melero dijo...

:) desde luego, caben muchas cosas en el alma, las buenas es mejor tenerlas despiertas y en danza...
besos Bohemia