martes, 10 de julio de 2012

la casa de los abuelos III

el día me trae hoy nostalgia, puede que sean los pensamientos, las palabras y las imágenes que las personas que más quiero han querido acercarme estos días, puede que sea simplemente la vida que cada día nos hace renacer y nos recuerda que hay tantos matices como posibilidades de percibir...puede que sea TODO que siempre hace que sintamos y nos hace el mayor de los regalos, SER.
Hoy recuerdo, tengo esa suerte, y entiendo de nuevo, aprendo, HOY es un regalo.

Tengo la necesidad de buscar un bonito recuerdo y compartirlo, y regreso a la Casa de los abuelos, siento que debo sonrisas desde hace mucho tiempo en este espacio.
Llevo pensando un rato largo y en lugar de un recuerdo me llegan a la cabeza distintos olores, sonidos, imágenes...

Recuerdo el olor del pan tostado de la vieja cocina por la mañana, frito con un poco de aceite en alguna vieja sartén, los gatitos que siempre encontraban cobijo y alimento en el patio, el crujir de las maderas del suelo del sobrao, la voz fuerte del abuelo expresando ese inconformismo que no ha saltado generaciones, a la abuela al teléfono hablando con algún ser querido, el olor de la tierra mojada cuando el abuelo regaba, la serenidad del rostro de Raimundo, la suavidad y firmeza en la cara de Josefa, el tacto del hule sobre la mesa, el cantar de los pájaros por las mañanas que siempre eran recompensados con una buena ración de migas en el tejado de la portada, el ajetreo de personas el día de la fiesta, la bocina del pescadero, del panadero o la megafonía de "El barato", el sonido de la cachaba golpeando el suelo y marcando el camino, el sabor de las pastas para las visitas, las pesetas de la propina, el frío de la bodega y ese olor a tierra húmeda, los cacahuetes, el matamoscas sobre la mesa, la vieja radio, la sombra del almendro...

Pienso que LA VIDA, como la casa de los abuelos, está llena de cosas buenas que se nos presentan como normales por lo cotidiano de su existencia, pero que en realidad son tesoros que todavía no sabemos apreciar como corresponde...el reto es descubrir cuanto antes su verdadera naturaleza...¿y las cosas menos buenas? esas creo que deben animarnos al esfuerzo y llevarnos SIEMPRE a la superación.

4 comentarios:

RH dijo...

Exacto. Es lo que pienso yo también, que los tesoros están envueltos en la sencilla realidad de lo cotidiano. Unamuno en su "Niebla" lo dijo: "Los hombres no sucumbimos a las grandes penas ni a las grandes alegrías, y es porque esas penas y esas alegrías vienen embozadas en una inmensa niebla de pequeños incidentes. Y la vida es esto, la niebla."
Un abrazo

giovanni dijo...

Acabo de volver del cine y ahora he entrado nuevamente en una sala de cine y vi una película que me ha gustado mucho... Es tu película. Y ya sabías cuanto me iba a gustar, creo.
Un abrazo

Fer dijo...

Muy bueno... concuerdo con muchas cosas... aprobecha los momentos que tienes, recuerda que todavia tienes una abuela con la cual puedes generar buenos y excelentes recuerdos... No hay que dejar pasar el tiempo recuerda que el UBIERA no existe... hay que aprobechar las dichas que estan a nuestro alrededor como nuestra familia y disfrutarlos al maximo cada momento... :) tqm bso.

Elena Martín Melero dijo...

Rh, la niebla que envuelve todo, que invita a la imaginación, a la reflexión, a la curiosidad, al conocimiento...me gusta la imagen.
Giovanni, gracias. También me gusta la imagen de la vida como una película, con sus escenas, sus personajes, sus silencios...Abrazos.
Fer, gracias, estoy de acuerdo, hay que aprovechar todo lo que tenemos y disfrutar siempre. Besos.