martes, 12 de febrero de 2008

espiral


una espiral,
esa sería la forma
que adquirirían mis sentimientos
si se tornasen imagen, sí,
pero espiral en movimiento,
de esas que hipnotizan, que dejan sin voluntad,
sin capacidad de reacción, sin posibilidad de acción...

qué absurdo, qué irreal, es como si esa espiral
fuese de otra persona, como si mi mente se evadiese,
ya no sé... ¿qué sentido tiene?

vivir en esta espiral me marea,
tanto que no sé si voy,
tanto que no entiendo por qué debiera volver...
tanto, tanto...
como una espiral, sin más.

5 comentarios:

giovanni dijo...

Pienso al final de mi novela no publicada que estoy reescribiendo otra vez. Llega la persona principal (olvidé el término para esa persona de una novela o pieza de teatro) en bicicleta a una plaza redonda y empieza a hacer giras, y giras, hasta levantarse en el aire...

LEO MARES dijo...

habemus libro!
un abrazo

Elendaewen dijo...

Muchas veces terminamos siendo trozos revueltos de otras personas.
Saludos.

LEO MARES dijo...

seleka, para que puedas tenerlo en madrid tengo que enviártelo yo por correo. Si me das una dirección postal, en cuanto tenga el ingreso, te lo mando con dedicatoria incluída, claro.
un abrazo muy fuerte para una de mis primeras lectoras!
gracias por la enhorabuena

Melytta dijo...

La fuerza centrífuga. Cuando te encuentras inmersa en ella es muy difícil salir. Una y otra vez... dónde el principio y el fin, dónde la salida...
Un beso grande.