miércoles, 29 de julio de 2009

todo irá bien

imagina que lo recogí a la orilla del mar para ti...

te puedo ver en tu habitación blanca
contando los minutos por pasar
en un reloj de pared aséptico,

contando latidos, suspiros...

te imagino en cada momento
más cuando a través de cientos de kilómetros
me envías palabras calmadas, llenas de cariño

porque bajo ese fruncido ceño
estás queriéndonos siempre...

estos momentos son tan raros,
parecen nuevos sin serlo,

uno se siente ausente pero constantemente atento,
como en un permanente estado de vigilia,
pálido e inquietante.


por suerte, para ti y para nosotras, eres fuerte
encuentras siempre la forma de estar en pie,
en eso te admiro sobremanera
y espero
de mayor saber ser como tú...

3 comentarios:

giovanni dijo...

Impactante, también por haber seguido, abierto, el enlace.

Un abrazo

Elendaewen dijo...

Está en la sangre. Verás que lo consigues =)

Saludos.

Elena Martín dijo...

besos a los dos y gracias de nuevo por vuestras palabras ;) lo conseguiré!